DSI Doctrina Social de la Iglesia

La finalidad de la Doctrina Social de la Iglesia DSI es servir a la persona y a la sociedad mediante la liberación cristiana, en su perspectiva terrena y trascendente. La Iglesia recorre este camino cumpliendo en la sociedad un triple deber:
1 - Anuncia la verdad acerca de la dignidad del hombre y de sus derechos.
2 - Denuncia las situaciones injustas.
3 - Coopera a los cambios positivos de la sociedad y al verdadero progreso del hombre.

Categorías

Principios y valores DSI

Principios y valores DSI ( 2 Archivos )

"Los principios permanentes de la doctrina social de la Iglesia 341 constituyen los verdaderos y propios puntos de apoyo de la enseñanza social católica: se trata del principio de la dignidad de la persona humana —ya tratado en el capítulo precedente— en el que cualquier otro principio y contenido de la doctrina social encuentra fundamento, 342 del bien común, de la subsidiaridad y de la solidaridad. Estos principios, expresión de la verdad íntegra sobre el hombre conocida a través de la razón y de la fe, brotan “del encuentro del mensaje evangélico y de sus exigencias —comprendidas en el Mandamiento supremo del amor a Dios y al prójimo y en la Justicia— con los problemas que surgen en la vida de la sociedad”. 343
"Estos principios tienen un significado profundamente moral porque remiten a los fundamentos últimos y ordenadores de la vida social". (Compendio DSI 160 y 163)

Familia y DSI

Familia y DSI ( 1 Archivos )

La familia es una célula vital de la sociedad por el protagonismo que desempeña en la vida social. 213 "La familia, comunidad natural en donde se experimenta la sociabilidad humana, contribuye en modo único e insustituible al bien de la sociedad.
Una sociedad a medida de la familia es la mejor garantía contra toda tendencia de tipo individualista o colectivista, porque en ella la persona es siempre el centro de la atención en cuanto fin y nunca como medio".
"La familia no está, por lo tanto, en función de la sociedad y del Estado, sino que la sociedad y el Estado están en función de la familia.
Todo modelo social que busque el bien del hombre no puede prescindir de la centralidad y de la responsabilidad social de la familia. La sociedad y el Estado, en sus relaciones con la familia, tienen la obligación de atenerse al principio de subsidiaridad". (Compendio DSI 213-214)

Trabajo y DSI

Trabajo y DSI ( 4 Archivos )

287 El trabajo es un derecho fundamental y un bien para el hombre:[ 619] un bien útil, digno de él, porque es idóneo para expresar y acrecentar la dignidad humana. La Iglesia enseña el valor del trabajo no sólo porque es siempre personal, sino también por el carácter de necesidad.[620] El trabajo es necesario para formar y mantener una familia,[621] adquirir el derecho a la propiedad[622] y contribuir al bien común de la familia humana.[623] La consideración de las implicaciones morales que la cuestión del trabajo comporta en la vida social, lleva a la Iglesia a indicar la desocupación como una “verdadera calamidad social”,[624] sobre todo en relación con las jóvenes generaciones.
288 El trabajo es un bien de todos, que debe estar disponible para todos aquellos capaces de él. La “plena ocupación” es, por tanto, un objetivo obligado para todo ordenamiento económico orientado a la justicia y al bien común. Una sociedad donde el derecho al trabajo sea anulado o sistemáticamente negado y donde las medidas de política económica no permitan a los trabajadores alcanzar niveles satisfactorios de ocupación, “no puede conseguir su legitimación ética ni la justa paz social”.[625] Una función importante y, por ello, una responsabilidad específica y grave, tienen en este ámbito los “empresarios indirectos”,[626] es decir aquellos sujetos —personas o instituciones de diverso tipo— que son capaces de orientar, a nivel nacional o internacional, la política del trabajo y de la economía. (Compendio DSI 287-288)

Economía y DSI

Economía y DSI ( 9 Archivos )

La relación entre moral y economía es necesaria e intrínseca: actividad económica y comportamiento moral se compenetran íntimamente. La necesaria distinción entre moral y economía no comporta una separación entre los dos ámbitos, sino al contrario, una reciprocidad importante. Así como en el ámbito moral se deben tener en cuenta las razones y las exigencias de la economía, la actuación en el campo económico debe estar abierta a las instancias morales: “También en la vida económico-social deben respetarse y promoverse la dignidad de la persona humana, su entera vocación y el bien de toda sociedad. Porque el hombre es el autor, el centro y el fin de toda la vida económico-social”.692 (Compendio DSI 331)

Política y DSI

Política y DSI ( 3 Archivos )

384 La persona humana es el fundamento y el fin de la convivencia política.775 Dotado de racionalidad, el hombre es responsable de sus propias decisiones y capaz de perseguir proyectos que dan sentido a su vida, en el plano individual y social.
388 Considerar a la persona humana como fundamento y fin de la comunidad política significa trabajar, ante todo, por el reconocimiento y el respeto de su dignidad mediante la tutela y la promoción de los derechos fundamentales e inalienables del hombre: “En la época actual se considera que el bien común consiste principalmente en la defensa de los derechos y deberes de la persona humana”.787 En los derechos humanos están condensadas las principales exigencias morales y jurídicas que deben presidir la construcción de la comunidad política.
389 La comunidad política tiende al bien común cuando actúa a favor de la creación de un ambiente humano en el que se ofrezca a los ciudadanos la posibilidad del ejercicio real de los derechos humanos y del cumplimiento pleno de los respectivos deberes: “De hecho, la experiencia enseña que cuando falta una acción apropiada de los poderes públicos en lo económico, lo político o lo cultural, se produce entre los ciudadanos, sobre todo en nuestra época, un mayor número de desigualdades en sectores cada vez más amplio, resultando así que los derechos y deberes de la persona humana carecen de toda eficacia práctica”.788 (Compendio DSI 384, 388 y 389)

Cultura y DSI

Cultura y DSI ( 1 Archivos )

El principio de solidaridad implica que los hombres de nuestro tiempo cultiven aún más la conciencia de la deuda que tienen con la sociedad en la cual están insertos: son deudores de aquellas condiciones que facilitan la existencia humana, así como del patrimonio, indivisible e indispensable, constituido por la cultura, el conocimiento científico y tecnológico, los bienes materiales e inmateriales, y todo aquello que la actividad humana ha producido. Semejante deuda se salda con las diversas manifestaciones de la actuación social, de manera que el camino de los hombres no se interrumpa, sino que permanezca abierto para las generaciones presentes y futuras, llamadas unas y otras a compartir, en la solidaridad, el mismo don. (Compendio DSI 195)
Derechos humanos y DSI

Derechos humanos y DSI ( 3 Archivos )

152 El movimiento hacia la identificación y la proclamación de los derechos del hombre es uno de los esfuerzos más relevantes para responder eficazmente a las exigencias imprescindibles de la dignidad humana. 302
153 La raíz de los derechos el hombre se debe buscar en la dignidad que pertenece a todo ser humano. 305 Esta dignidad, connatural a la vida humana e igual en toda persona, se descubre y comprende, ante todo, con la razón.
154 Los derechos del hombre exigen ser tutelados no sólo singularmente, sino en su conjunto: una protección parcial de ellos equivaldría a una especie de falta de reconocimiento.
156 Inseparablemente unido al tema de los derechos se encuentra el relativo a los deberes del hombre, que halla en las intervenciones del Magisterio una acentuación adecuada. Frecuentemente se recuerda la recíproca complementariedad entre derechos y deberes, indisolublemente unidos, en primer lugar en la persona humana que es su sujeto titular. 322 (Compendio DSI 152, 153, 154 y 156)

Desarrollo de los pueblos y DSI

Desarrollo de los pueblos y DSI ( 5 Archivos )

449 Al comienzo del nuevo milenio, la pobreza de miles de millones de hombres y mujeres es “la cuestión que, más que cualquier otra, interpela nuestra conciencia humana y ristiana”.935 446 La solución al problema del desarrollo requiere la cooperación entre las comunidades políticas particulares: “Las Naciones, al hallarse necesitadas las unas de ayudas complementarias y las otras de ulteriores perfeccionamientos, sólo podrán atender a su propia utilidad mirando simultáneamente al provecho de los demás. Por lo cual es de todo punto preciso que los Estados se entiendan bien y se presten ayuda mutua”.925 El subdesarrollo parece una situación imposible de eliminar, casi una condena fatal, si se considera que éste no es sólo fruto de decisiones humanas equivocadas, sino también resultado de “mecanismos económicos, financiero y sociales”926 y de “estructuras de pecado”927 que impiden el pleno desarrollo de los hombres y de los pueblos. (Compendio DSI 449 y 446)

Paz y DSI

Paz y DSI ( 4 Archivos )

La paz es un valor1015 y un deber universal;1016 halla su fundamento en el orden racional y moral de la sociedad que tiene sus raíces en Dios mismo, “fuente primaria del ser, verdad esencial y bien supremo”.1017 La paz no es simplemente ausencia de guerra, ni siquiera un equilibrio estable entre fuerzas adversarias,1018 sino que se funda sobre una correcta concepción de la persona humana1019 y requiere la edificación de un orden según la justicia y la caridad.
La paz es fruto de la justicia (cf. Is 32, 17),1020 entendida en sentido amplio, como el respeto del equilibrio de todas las dimensiones de la persona humana. La paz peligra cuando al hombre no se le reconoce aquello que le es debido en cuanto hombre, cuando no se respeta su dignidad y cuando la convivencia no está orientada hacia el bien común. Para construir una sociedad pacífica y lograr el desarrollo integral de los individuos, pueblos y Naciones, resulta esencial la defensa y la promoción de los derechos humanos.1021 (Compendio DSI 494)

Encíclicas

Encíclicas ( 0 Archivos )

Encíclicas Papales sobre la Doctrina Social de la Iglesia

Documentos

Ordenado por : Nombre | Fecha | Hits [ Ascendiente ]

Orientaciones para la enseñanza de la D.S.I. Orientaciones para la enseñanza de la D.S.I.

popular!
Fecha publicación: 03.11.2006
Fecha de modificación: 23.11.2015
Tamaño: 167 kB
Descargas: 4042

Importante documento sobre la enseñanza de la Doctrina Social de la Iglesia

© 2017 Instituto Social Del Trabajo - ISO // Diseño de Rafa Romero